La Cartuja de Sevilla trae a Valencia el arte en la mesa

LA CARTUJA DE SEVILLA_visual sin logo_La Cartuja de Sevilla nace en 1841 de la mano del Marqués Charles de Pickman, que llega a la ciudad con la idea de establecer una nueva fábrica de loza fina de la mayor calidad, para competir con el dominio de las marcas inglesas. Aprovechando la desamortización de bienes eclesiásticos decretada por Juan Álvarez Mendizábal, adquiere el Monasterio Cartujo de Santa María de las Cuevas donde encuentra las condiciones idóneas para su propósito. Desde ese momento, los nombres de Pickman y de La Cartuja de Sevilla quedan unidos inseparablemente, designando la que muy pronto se convirtió en una de las producciones de loza más extensas y prestigiosas del mundo. Formas, decorados y colores característicos, comienzan pronto a crear un estilo propio que se convierte en la principal seña de identidad de la fábrica.

Esa fuerte personalidad se transmite en las piezas decorativas, vajillas y juegos de mesa que se hallan presentes desde 1841 hasta nuestros días en colecciones públicas o privadas de cerámica artística, así como en las principales casas reales de Europa. Hoy, La Cartuja de Sevilla continúa fiel a ese compromiso adquirido hace más de siglo y medio: ofrecer a los consumidores más exigentes las piezas ornamentales y los conjuntos de loza fina de uso cotidiano, en las que la artesanía tradicional y la más alta calidad de fabricación, se dan la mano para constituir un referente mundial.

www.lacartujadesevilla.es

Ir arriba