Canella y la Real Fábrica de Tapices se alían para el mercado internacional de alto 'standing'

CANELLA 1
Salvador Jiménez, manager general de Canella, junto a María Dolores Asensi, directora de la Real Fábrica de Tapices.

La firma de muebles de alto standing Canella Mobiliario y la Real Fábrica de Tapices han suscrito un acuerdo de colaboración en materia de promoción y comercialización internacional. Dicho acuerdo tiene por objeto aprovechar las sinergias de dos empresas que tienen muchos puntos en común, lo cual permitirá a ambas acceder nuevas oportunidades de negocio en un futuro. Ambas firmas están muy vinculadas a Feria Valencia ya que Canella es uno de los principales expositores de Feria Hábitat Valencia mientras que la Real Fábrica de Tapices acoge cada año el certamen ‘Día Mágico’ by FIMI, organizado por Feria Valencia.

Las dos firmas se encuentran posicionadas en el segmento de mercado del lujo, de manera que ofrecen productos exclusivos a clientes de un alto poder adquisitivo. Por otra parte, ambas realizan trabajos de artesanía tradicional; La marquetería, ebanistería en madera fina o la estampación de láminas de plata y oro, son algunas de las labores que Canella aplica cuidadosamente en cada una de sus piezas.

En los obradores de la Real Fábrica de Tapices, maestros tejedores continúan el ancestral oficio de la fabricación de tapices de alto lizo o de alfombras anudadas a mano con nudo español o turco, mientras los bordadores perpetúan el arte de hacer reposteros con la técnica de aplicación. El arte del tintorero, por su parte, proporciona los infinitos matices para las lanas y las sedas.

canella 2Marca España y el valor de lo artesano

Además de la promoción de ambas marcas, esta alianza persigue potenciar internacionalmente el valor “made in Spain”, así como del trabajo artesano. En palabras de Salvador Jiménez, Gerente de Canella Mobiliario “la alianza con la Real Fábrica implica trabajar con una marca que cumple con dos criterios en los que coincidimos: su producción se realiza exclusivamente en España y con un valor artesanal que en su caso, pervive desde el siglo XVIII”. Por su parte, para María Dolores Asensi Catalán, Directora General de la Fundación Real Fábrica de Tapices “el acuerdo con Canella Mobiliario es una oportunidad para reforzar nuestro posicionamiento internacional y hacer ver fuera de nuestras fronteras que lo bien hecho y la excelencia es la marca de la casa, la razón de un prestigio mantenido a lo largo de casi 300 años. No en balde, la Real Fábrica de Tapices tiene un gran historial de galardones internacionales, por ejemplo la medalla de oro: en la Exposición Universal de París de 1900”.

Con un panorama económico marcado por la globalización y la deslocalización de las empresas con el objetivo de la reducción de costes, estas dos empresas apuestan por la diferenciación basada en la cuidada selección de materiales, la alta calidad del producto, o la personalización de cada encargo, lo cual implica un elemento claramente diferencial.

Dos marcas asociadas al lujo

Las dos firmas se encuentran posicionadas en el segmento de mercado del lujo, de manera que ofrecen productos exclusivos a clientes de un alto poder adquisitivo.

Canella mobiliario es una empresa valenciana que lleva más de 40 años dedicada a la fabricación de muebles de alto standing, por lo que cuenta con clientes exclusivos en más de 50 países. Sus clientes son instituciones, grandes corporaciones o clientes particulares con un poder adquisitivo muy alto. Destacan proyectos como el Tribunal Supremo de Moscú o despachos de Presidentes y Primeros Ministros de diversos países.

Por su parte, la Real Fábrica de Tapices es una institución centenaria que continúa la tradición de excelencia en las artes suntuarias de las históricas manufacturas regias. Especializada en la fabricación de tapices, alfombras y reposteros, cuenta con una cartera de clientes repartida por todo el mundo. Algunos proyectos realizados últimamente son: la gran alfombra para el presbiterio de la Catedral de San Juan de La Valeta (Malta), la reproducción de un finísimo tapiz del s. XVIII para el Palacio de Dresde (Alemania),  así como multitud de alfombras y tapices para clientes particulares en E.E.U.U., Hispanoamérica y Europa. Además, la fundación también tiene como uno de sus principales fines institucionales la conservación del patrimonio histórico. En este sentido, ha llevado a cabo recientemente la conservación-restauración de “La historia del cónsul Decio”, una serie de tapices diseñada por P. P. Rubens que se encuentra actualmente en el castillo de Kilkenny (Irlanda).

 

 

 

 

 

Ir arriba